No conformidad y acción correctiva

ISO 9001:2015, en su numeral 10.2.1, establece que cuando ocurra una no conformidad, incluida cualquiera originada por quejas, debemos de seguir una serie de pasos que se describen a continuación.

En primer lugar tenemos que reaccionar ante la no conformidad, ya sea tomando acciones para controlarla y corregirla o, en su defecto, haciendo frente a las consecuencias.

aDhOC System permite dar de alta cada no conformidad en fichas de información que contienen descripción del problema, folio, categoría, área, proceso, severidad y fecha de apertura.

 

Una vez que ha sido registrada la no conformidad, podemos describir las acciones que se llevarán a cabo para controlarla y corregirla.

En segunda instancia, la norma pide que evaluemos la necesidad de acciones para eliminar las causas de la no conformidad, con el fin de que no vuelva a ocurrir ni ocurra en otra parte, mediante:

  1. La revisión y el análisis de la no conformidad
  2. La determinación de las causas de la no conformidad
  3. La determinación de si existen no conformidades similares, o que potencialmente puedan ocurrir

Los resultados de esta investigación se pueden ir ingresando en aDhOC System. En el software quedan guardadas tanto las evidencias documentales (reportes, diagramas, fotografías, gráficas, etcétera), como los comentarios de los miembros del equipo con la fecha y hora de cada comentario.

Más adelante, la cláusula 10.2.1 solicita que se implementen las acciones necesarias y que se revise la eficacia de dichas acciones.

En aDhOC System se dan de alta las tareas y se le asignan a los responsables de ejecutarlas, quienes son notificados por e-mail. 

 

Si no se realizan en la fecha compromiso, aDhOC System avisa a alguna autoridad designada previamente.

Finalmente, en el numeral 10.2.2, ISO 9001:2015 establece que debemos conservar información documentada como evidencia de la naturaleza de la no conformidad, de las acciones tomadas y de los resultados de esas acciones.

aDhOC System permite tener evidencia objetiva de que cada acción correctiva fue comunicada, ejecutada y validada, ya que se genera automáticamente una bitácora electrónica de todo lo ocurrido.

 

Esto ayuda a crear una base de conocimientos que facilitará encontrar soluciones a problemas similares, y si fuera necesario, a actualizar los riesgos y las oportunidades, y a hacer cambios al sistema de gestión de la calidad.